Facebook Twitter Google +1     Admin

La Virgen de Lomos de Orios, Reina y Madre de Misericordia

20130407220724-1365329927615.jpg

Hemos subido a esta ermita, a pesar de las inclemencias de esta primavera, inestable y lluviosa como pocas, para dar gracias a Dios, por mediación de su madre la Virgen, “porque es bueno, porque es eterna su misericordia” y porque no deja de querernos y perdonarnos, quien conserva, en su cuerpo resucitado, las llagas que le dejaron los clavos que le clavaron a la Cruz y la lanza que atravesó su costado.

Hemos subido con la confianza de hijos al hogar de nuestra madre, y Madre de Cristo Resucitado, que, desde esta ermita centenaria, ilumina los Cameros, las tierras de Soria y el entero valle del Iregua, y no deja de mostrársenos siempre como Reina y Madre  de Misericordia.

Hemos subido a cumplir el antiguo voto que hicieron vuestros mayores, raza de recios pastores trahumantes, de repartir la caridad en agradecimiento a la protección de la Virgen de Lomos de Orios sobre los habitantes de Villoslada  y devotos de la Virgen.

Hemos subido también este año para felicitar a la Reina y señora de estas serranías, por su hermosa corona con que le obsequiaron sus hijos hace ahora cincuenta años con cariño de enamorados, haciendo que saliera a luz y brillara en la frente de la Virgen y de su divino hijo, la fe y devoción de los hijos de Villoslada.

Y estando ante tan poderosa Reina y tan Misericordiosa Madre ¿cómo no pedirle protección, ayuda y salida para esta crisis, económica y de valores, que golpea hogares, personas, e instituciones? ¿Cómo no suplicarle misericordia para nuestros errores, para nuestras limitaciones, y para nuestras carencias? ¿Cómo no solicitarle, a la reina de la Caridad, que multiplique la solidaridad entre todos, para que el dolor sea menos y el consuelo y la ayuda mayores?

Ciertamente no dejará de escucharnos, porque en estas soledades el corazón de la Virgen es todo oídos para sus hijos y nada perturba su maternal escucha. Y además la Virgen de Lomos de Orios no deja de recordarnos cada año, desde estas montañas incomparables  que el amor, si tiene altura y mira al cielo, hace  mayores milagros y llega más lejos. El reparto de la caridad, ahora en pequeño y en el verano con mayor generosidad y abundancia, lo recuerda y fomenta cada año.

Ojala que el hermoso cincuentenario de la coronación de la Virgen de Lomos de Orios reverdezca esta bellísima y afianzada devoción, incremente la solidaridad y alegre estas soledades, impidiendo que decaiga la herencia de fe, devoción, humanismo y cultura, que representa esta incomparable ermita y  arraigada advocación, que hay que seguir cuidando y transmitiendo como el más hermoso de los tesoros. Entre todos, podemos. Que así sea.

La foto la saqué antes de que la gente se acercara a la entrada de la ermita para celebrar la misa. Al fondo se ve la nieve, que llegaba hasta la entrada misma de la ermita. Pero no hacía demasiado frío y ha habido un silencio y una participación muy ejemplar y devota. Ha sido un gusto celebrar esta fiesta de la Virgen.

07/04/2013 22:07 Angel María Pascual #. Pastoral

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris