Facebook Twitter Google +1     Admin

Gracias, Monseñor Fernando Sáenz

20090120203725-thumbnailcacn1iwb.jpg

Conocí a Don Fernando Sáenz hace más de veinte años, cuando él era obispo auxiliar de Santa Ana, El Salvador, y yo estaba recien llegado a Guatemala.

Siempre lo he visto asequible, directo y claro. Cuando lo hicieron Arzobispo de San Salvador, siguió siendo conmigo igualmente cercano.

Su confianza en mi tarea ministerial al frente del Seminario se basaba en la sintonía espiritual que manteníamos. Eso le bastaba para fiarse, escuchar las razones que le daba y hacerme cuantas sugerencias creía oportunas.

Enviaba seminaristas a que los formáramos de acuerdo con las directrices de la Iglesia. Quería que les enseñaramos a rezar, a trabajar y a entregarse sin condiciones a la vocación. Nunca hubo entre nosotros equívocos, sospechas o disimulos. Sino confianza y sinceridad, que nos permitió realizar sin problemas las tareas formativas.

Su casa estuvo siempre abierta para mi y los demás formadores. Lo vimos siempre como un padre, un maestro y un amigo.

Por eso, al llegar su jubilación, le doy sinceramente las gracias y le deseo un fructífero retiro en servicio a la Iglesia, como hasta ahora. Dios les bendiga, Don Fernando por su gran trabajo, por su gran entrega y por su amistad sincera.

20/01/2009 20:37 Angel María Pascual #. Personas

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris