Facebook Twitter Google +1     Admin

Recordando a un amigo muy querido: Mons. Eduardo Fuentes

20150720190009-libro-de-mons.-eduardo-fuentes.jpg

Hoy en la Misa de la mañana recordé con cariño al gran amigo, Mons. Eduardo Fuentes, Obispo de Sololá-Chimaltenango, que nos dejó en un día como hoy hace diez y ocho años. Y he meditado estas hermosas palabra que escribió poco antes de morir:

Con cuánto fervor cantamos, al acercarnos a la Santa Misa, el salmo: "¡Qué alegría cuando me dijeron vamos a la Casa del Señor!" (Sal 121,1) . Ahora les digo que nos hemos de preparar, con mucha responsabilidad, para administrar este tiempo de siembra de amor. No podemos conformarnos con una siembra superficial, sino que debemos empeñarnos en una siembra profunda, honda, enraizada en el sentido de eternidad, preparados  con esas lámparas  de la fe, la esperanza y la caridad, que mantengan firme nuestro caminar hacia la Casa del Señor.

Ojalá que nos ayude en esta siembra: con alegría, con esperanza, sin regatear esfuerzos. Como él la realizó en su vida terrena. Gracias a ella es posible recoger ahora una gran cosecha ¡Que no decaiga la alegría que sembró en nuestros corazones!

20/07/2015 19:00 Angel María Pascual #. Personas

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris