Facebook Twitter Google +1     Admin

El relato de la peregrina Egeria de su peregrinación a Tierra Santa

20120810210753-41jwgw3yeil.-sl500-aa240-.jpg

Me lo he leído casi de un tirón, porque me ayuda a interiorizar lo vivido en estos días, recien pasados, de mi peregrinación a Tierra Santa.

Egeria fue una mujer consagrada a Dios, que vivió en Galicia a finales del siglo IV, a penas a cuarenta años de la paz de Constantino, que trajo sosiego a la Iglesia, tras la larguísima etapa de las peresecuciones. Pocas cosas se saben de ella, excepto que realizó el viaje a Tierra Santa del que nos ha quedado fragmentos del diario que escribió a sus compañeras de Galicia.

La novelista Ana Muncharaz reconstruye con gracia el itinerario seguido por Egeria y la pone en contacto, haciéndolos revivir, con los grandes personajes del cristianismo de la época: el Papa San Dámaso, San Jerónimo, San Gregorio Nacianzeno, Juan Casiano y los Anacoretas de Egipto.

Leyendo esta novela, he interiorizado mejor el significado de los lugares que he visitado los días pasados, viendo cómo el tiempo y los dramas de la historia los ha modificado, sin quitarles su carácter único de ser testigos del caminar terreno del Hijo de Dios.

Y es que, como nos enseña Egeria con su diario, visitar estos lugares invita a realizar un viaje interior hacia el Dios encarnado. Ese Dios humanado, que no es una idea que puede repensar y modificar cada cual a su gusto, sino una persona a la que hay que encontrar a través de su naturaleza humana, que deja huella por donde pasa, y que permite acceder, con ayuda de la gracia, a la plenitud salvadora de su naturaleza divina.

Este libro me ayuda a realizar este viaje interior, en el reposo afixiante de estos días veraniegos ,en el silencio, la reflexión y la oración reposada en la frescura de mi iglesia y de la casa parroquial. Cualquiera puede hacer lo mismo, consiguiendo el libro, de tan sólo trescientas páginas, y leyéndolo y meditándolo a la sombra de cualquier árbol o de la propia casa ¡No se lo pierdan!

10/08/2012 21:07 Angel María Pascual #. Libros

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Ana

Gracias, padre Ángel Mª por su comentario sobre esta novela que escribí tras mi peregrinación a Tierra Santa. Es un viaje que nunca termina, y al conocer allí a aquella peregrina del siglo IV, vi el cielo abierto para expresar por medio de ella mis vivencias en la tierra de nuestro Señor. He leído en su blog acerca del viaje que usted y el grupo de peregrinos acaban de realizar y he recordado las palabras de una mujer que viajó conmigo allá por el 2008: "Tierra Santa es el quinto Evangelio". Hasta ha cambiado mi manera de rezar y de vivir (siempre, siempre, tan difícil) de retirarme al monte, caminar por el desierto, ver el mar de Tiberiades y subir a Jerusalén. Le envío un afectuoso saludo, Ana Muncharaz

Fecha: 11/08/2012 14:16.


gravatar.comAutor: Angel Mª Pascual

¡Qué sorpresa recibir el comentario de usted, la autora de este libro que me ha seducido totalmente! Me siento muy honrado y agradecido por ello y espero seguir haciendo propaganda de este libro que tanto puede ayudar a los peregrinos de Tierra Santa. Es muy difícil expresar lo que se siente en esa singular peregrinación y usted ha sabido hacerlo magistralmente. Muchas gracias.

Fecha: 11/08/2012 15:35.


gravatar.comAutor: P.Teodoro. Centro Tierra Santa

Que sorpresa enterarme de que Egeria ha sido motivo de una novela. Desconozco a la autora, la novela, la editorial. Yo que tantas vecers he hablado en los lugsres santos deltestimonio de Egeriaw, cuyo nombre casi todos los peregrinos escuchan por primera vez. Intentare hacerme con la obra, incluso anunciarla en nuestra revista TIERRA SANTA para que quienes ya saben algo de Egeria, la conozcan de lleno.
Angel maria, si le puede hacer llegar estas letras a Ana, le agradezco.

Fecha: 20/02/2014 23:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris