Facebook Twitter Google +1     Admin

El domingo: día para Dios, que nos quiere

20120310124012-dscn1494.jpg

Jesús contestó: “Destruid este templo y en tres días lo levantaré”

“Jesús -dice el Catecismo de la Iglesia- veneró el Templo subiendo a él en peregrinación en las fiestas judías y amó con gran celo esa morada de Dios entre los hombres. El Templo prefiguraba su Misterio. Anunciando la destrucción del Templo anuncia su propia muerte y la entrada en una nueva edad de la historia de la salvación, donde su cuerpo será el Templo definitivo”.

Nos acercamos a la Semana Santa para revivir este drama. No podemos hacerlo rutinariamente, sino como protagonistas del mismo porque “Cristo llama a sus discípulos a tomar su cruz y seguirle, porque El sufrió por nosotros dejándonos ejemplo para que sigamos sus huellas. El quiere en efecto asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros beneficiarios” (Catecismo).

¿Nos animamos a vivir estas semanas de cuaresma más generosamente y con más espíritu de sacrificio para hacer así un mundo habitable, donde mande la generosidad y no la avaricia, el desprendimiento y no el acaparar? Que el mundo conozca por nuestro medio al único Dios vivo y vencedor: ¡Cristo crucificado! Seguirle es acertar.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris