Facebook Twitter Google +1     Admin

La dimensión humana de la vida y ministerio sacerdotal

20070810175050-eccehomo.jpg  Aspectos que me preocupan o inquietan en cuanto a la dimensión humana de la persona del sacerdote, basándome fundamentalmente en lo que he podido apreciar en mi experiencia y trato con recién ordenados durante  veinte años en Guatemala.

Los criterios de valoración de la acción sacerdotal por parte del Obispo, los demás sacerdotes y los feligreses,  que si no se intentan definir clara y continuamente, o se da  por supuesto que siempre son correctos, pueden propiciar que el sacerdote se sienta más de lo conveniente minusvalorado.

El apoyo y confianza que recibimos los sacerdotes de parte del Obispo, los otros sacerdotes y los feligreses, que si se debilita en ciertos momentos de especial trascendencia o nunca se explicita puede llevar al sacerdote a sentirse abandonado a la propia suerte, y a buscar ayudas no convenientes.

Las posibilidades de desarrollo personal que se ofrecen al sacerdote, a veces no bien definidas o dejadas a la propia inventiva, que, si escasean por alguna razón,  hacen sentirse frustrado, o pueden llevar a buscar actividades y compensaciones al margen del Ministerio.

La posibilidad de defenderse de la arbitrariedad cuando no se aclaran suficientemente los deberes y derechos, fiándolo todo a la buena voluntad de las personas, que en momentos de crisis hacen que siempre pierda la más débil.

El respeto al ámbito de libertad que necesita el sacerdote, como ser humano, para que no se sienta empujado al disimulo y la ocultación para defenderlo, o a sentir que es peor que los que voluntariamente renuncian a utilizarlo.

La posibilidad de expresar libremente las dificultades personales antes de recibir un cargo, sobre todo si es particularmente oneroso, sin que se vea como una desobediencia o rebeldía.

El reconocimiento claro y explicito de la dificultad inherente a algunos trabajos ministeriales, que bien merecerían recibir alguna compensación material, además de ser asumidos con mira sobrenatural, en vez de pretender que el que los recibe entienda que se le hace un favor.

La deficiencia en cuanto a la limpieza de la casa, ropa y comida del sacerdote, que por quedar a las posibilidades de cada uno sin que institucionalmente se vayan ofreciendo posibilidades, puede obligar a vivir descuidadamente, con deterioro de la propia autoestima, y de la consideración de los demás.

La definición clara de las cuestiones que por no ser de conciencia deberían estar abiertas al conocimiento y debate, dándoles cauce comunicativo concreto e institucional, evitando así que se hable de ellas en “secreto” y superficialmente.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: O.B.R.

Dificil comentar este artículo. Por lo acertado y porque me identifico profundamente con algunas cosas: por ejemplo lo de la libertad para expresarse. Soy sacerdote jóven y hablo con otoros sacerdotes contemporáneos. Todos sentimos adesión a lo que el p. Ángel maravillosamente expone, después de 20 años de experiencia, que no es poco. Gracias p. Ángel Ma. por retratar tan bien la situación del clero secular, especialmente el jóven.

Fecha: 16/08/2007 17:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris