Facebook Twitter Google +1     Admin

AMISTAD A LO GRANDE

En Autol sois hospitalarios. Lo aseguro desde mi experiencia de este breve tiempo que llevo en el pueblo. Acogéis al forastero con simpatía, sin prejuicios. Yo os invito a escuchar los relatos de la Sagrada Escritura que nos dan sugerencias para aprovechar esa sana hospitalidad y abrirla a la dimensión religiosa, hoy un poco olvidada.

El relato del Génesis nos habla del hospitalario Abrahán. Porque era simpático y acogedor con todos, un día tuvo oportunidad de acoger a Dios mismo, que se le presentó misteriosamente en la figura de tres peregrinos. La comida que les dio el Patriarca Dios la tomó como dada a Él mismo, considerándose más amigo, por ello, de su ya amigo Abrahán.

Pero el relato del evangelio de San Lucas es aún más aleccionador e impresionante. Marta y María acogieron en su casa al mismo Dios en persona, a Jesús Hijo Dios hecho hombre. Y Jesús se dejó agasajar. Pero también advirtíó que además de recibir muestras de amistad espera que se reciban las suyas, es decir, desea que los ajetreos no impidan escucharle y dialogar con Él, que son las mejores muestras de amistad.

Que bueno si aquí en Autol cultiváramos la amistad tan a lo grande, que dieramos también acogida al Dios que se nos ha acercado. Os propongo un medio sencillo y asequible: la oración ante el sagrario de esta capilla o de la Iglesia parroquial. Ahí encontramos a Cristo como en casa de Marta y María, como bajo la encina de Mambré. Ahí espera nuestro obsequio pero también nuestra escucha atenta y entusiasta. Que cultivemos esta Amistad a lo Grande. Que así sea 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Regino

En el Seminario nos enseñaron con el ejemplo de los formadores a valorar la amistad que ahora como miembro del presbiterio gozamos de sus frutos como Abraham con Dios.

Fecha: 26/07/2007 23:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris