Facebook Twitter Google +1     Admin

DIEZ ACTITUDES PARA UN EFICAZ MINISTERIO PARROQUIAL Y UNA BUENA ATENCIÓN A LAS PERSONAS

20180531005132-img-20160301-wa0004.jpg

1. El buen párroco tiene a disposición de Dios y de los fieles que se le han encomendado todo el tiempo posible. Para sí mismo sólo reserva un tiempo razonable de descanso y de puesta al día.    

2. Planifica su tiempo (calendarios y horarios) ateniéndose a estas prioridades: primero lo de Dios, después los feligreses y por último él mismo.

3. Nada antepone a Dios y a sus fieles y no se molesta cuando, por ellos, tiene que variar su horario.

4. Cuando aparece un imprevisto lo atiende sin quejas y pone cuidado en reajustar su horario o su calendario.

5. Está siempre localizable y si no se le encuentra se disculpa.

6. No hace esperar a quien requiere su atención y si no dispone de tiempo acuerda con él una hora conveniente para atenderle.

7. Escucha antes de juzgar si el tema para el que se le requiere es o no importante y pone buena cara aunque esté molesto por que le parezca trivial.

8. No considera pérdida de tiempo el dedicado a escuchar a las personas y valora el tiempo que las gente dedica a escucharle a él en predicaciones, catequesis u orientación personal.

9. Considera importante el cuidado y preparación material de lugares y actividades y valora el tiempo que le prestan quienes le ayudan a ello.

10. No se amarga la vida por tener muchas actividades y atender a muchas personas, ni se desespera por ser pocas las que requieren sus servicios sacerdotales, poniendo siempre buena cara y haciéndolo todo por Dios.

31/05/2018 00:51 Angel María Pascual #. Pastoral

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris