Facebook Twitter Google +1     Admin

La Palabra de Dios para el domingo

20180314224752-05-cua-b.jpg

“Os aseguro, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto.”

¿Quién puede negar hoy que se cumplió con creces esta afirmación, tan misteriosa para los que la oyeron por vez primera? La muerte de Cristo, como siembra fecunda, ha producido  por el mundo y a lo largo de la historia frutos de conversión, de humanización y de entrega. Cristo ha dado esperanza a perseguidos, incomprendidos y rechazados; y ha liberado del vicio y devuelto la dignidad a muchos que la habían perdido.

En esta semana, que nos separa de los días santos de la pasión y muerte de Cristo, no nos cansemos de rezar el “Miserer”, el salmo responsorial de este domingo:

“Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme. Los sacrificios no te satisfacen, si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado, un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias”.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris