Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Dios nos invita: aceptemos su invitación!

20171014222155-28-to-a.jpg

Si hemos descuidado la práctica religiosa en el tiempo vacacional, retomémosla con interés. El vacío de nuestros corazones, puede llenarlo la invitación divina: “Tengo preparado el banquete, venid”. No seamos desagradecidos como los de la parábola que se marcharon “uno a sus tierras, otro a sus negocios”, o peor aún, “algunos echaron mano a los mensajeros de la invitación y los maltrataron hasta matarlos”.

Pero limpiemos nuestros vestidos o actitudes, sobre todo del corazón, con el arrepentimiento y la penitencia, para estar de pleno derecho en el banquete eucarístico. Así,  estaremos alimentados y orientados por Dios y no sólo por los medios de comunicación o por comentarios insustanciales, y superaremos la angustia y el pesimismo, y cambiaremos la entera sociedad.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris