Facebook Twitter Google +1     Admin

Los más felices en la fiesta

20160917222848-p9160008.jpg

Las fiestas patronales son una fiesta de familia. Acuden todos los hijos al banquete familiar, pero les aburre la conversación de siempre y la compañía de la madre se les hace menos atrayente que la de los amigos. Y dejan pronto la casa.

Solo un hijo, se queda con la madre porque entiende que estar en casa es una belle fiesta y estar con la madre la mayor alegría.

Al anochecer se reunen todos y cuentan como pasaron la fiesta. Unos dicen que se fueron al ciene y la película terminó aburriéndoles. Otros que estuvieron con los amigos bebiendo y bailando, pero que no fue tan divertido como esperaban y que bebieron demasiado y les duele la cabeza.

El que se quedó con la madre dice que se le hizo corto el tiempo y que, además la madre habló de muchas cosas de la familia y hasta que decidió, por fin, repartir la herencia. A los hijos que les gusta festejar fuera de casa les deja todo el vino que haya en la casa cuando ella muera; y a él, el hijo que gusta de la casa y estar con la madre, heredará la viña y la bodega. 

Es decir, que ganamos celebrando la fiesta sin olvidar a su protagonista, nuestra santa patrona, porque estar con ella nos hace felices y herederos de una herencia imperecedera.

17/09/2016 22:28 Angel María Pascual #. Pastoral

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris