Facebook Twitter Google +1     Admin

Sexto día de la novena a Santa Eufemia

20160912225352-villamediana-15-.jpg

Yo, Eufemia de Calcedonia, doy testimonio de mi vida y martirio:

Sufría porque mi familia no compartía mi entusiasmo cristiano y me recriminaba que me apartara de las costumbres, ritos y espectáculos en los que mis padres y familia participaban. Pero como me querían bien, me respetaban y me dejaban cierta libertad, siempre que no les comprometiera  a ellos o a su posición social.

Admiraba, sobre todo, a los míos la solicitud que yo tenía por los pobres y los enfermos, a los que atendía en compañía de otros miembros de la comunidad cristiana. Cuidaba principalmente de algunas viudas que lo pasaban mal y, convencía a mis padres para que me dejaran ayudarles con alimentos y ropa y, algunas veces, incluso con dinero, que ellos no se negaban a darles.

También les admiraba que viviera limpia y castamente  y que no me adornara de joyas y vestidos caros como las demás jóvenes de mi edad y posición. Pero me veían tan feliz en ese extraño y nuevo estado de vida que yo llevaba, que no  me molestaban, sino que me respetaban, e incluso me admiraban.

Y es que mi modelo era María de Nazaret, de quien no me cansaba de oír, en el evangelio que nos leían a la luz de las lámparas al amanecer del domingo, cómo respondió al Ángel cuando le anunció que sería la Madre de Dios: “Aquí está la Esclava del Señor”. En vez de considerarse  emperatriz o gran dama se consideraba una esclava, por eso me cautivaba su humildad y procuraba imitarla.


12/09/2016 22:52 Angel María Pascual #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris