Facebook Twitter Google +1     Admin

Una emotiva carta y muy consoladora

20150910231838-2014-07-30-21.47.43.jpg

La escribe el Arzobispo Secretario para los Seminario de la Congregación del Clero, Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, con motivo del fallecimiento del querido P. Lee, cuyos restos mortales llegan hoy a Guatemala:

 

Sé que para los hermanos sacerdotes que pudieron estar cerca del padre Lee Perén durante sus difíciles meses de enfermedad, ha sido una experiencia, como aquella de Simon de Cirene, de ayudar a cargar la cruz, sintiendo en los propios hombros el dolor y la limitación humana. Jesús también ha estado al lado de Lee y ahora lo toma en sus brazos para presentarlo al Padre Misericordioso. Estos meses de enfermedad se constituyan en fuentes de bendición para la Iglesia, especialmente para los sacerdotes que estuvieron a su lado.
Quiero expresarle a sus familiares, especialmente a su querido padre, el señor Agripino, a su querida hermana, Bertha, y a sus demás hermanos y familiares, mi cercanía y mi oración, para que en estos momentos de separación humana, sientan la cercanía espiritual de su hijo y hermano, quien desde el cielo intercederá por ustedes. Imploro la protección maternal de María Santísima, sobre cada uno de ustedes, para que en estos momentos reciban consuelo y fortaleza. 
A S.E. Mons. Gonzalo de Villa y Vásquez y al presbiterio de la diócesis de Sololá, los acompaño con mi oración, pidiendo al Dueño de la mies que reciba las buenas obras que en esta tierra pudo hacer el padre Perén, y que ahora desde el Cielo continúe su misión sacerdotal intercediendo por esta Iglesia particular, para que no falten en ella muchas y santas vocaciones.
Son muy de agradecer estas palabras tan consoladoras de este directo colaborador del Papa.

 

10/09/2015 23:18 Angel María Pascual #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris