Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Qué grande y maravilloso ser sacerdote por gracia de Dios! ¡Felicidades, hermanos sacerdotes!

20150402000919-2014-09-25-10.18.43.jpg

Para ser el mismo Cristo Dios eterno me llamó y tan claro yo lo he visto que se acabó mi temor.

Las cruces en el camino, el cansancio y el dolor, no oscurecen mi destino ni me enfrían el amor.

Sin detenerme por nada voy siguiendo al Buen Pastor y vivo cada jornadasirviendo al Pueblo de Dios.

Prepararé cada día el alimento mejor: la Sagrada Eucaristía, cuerpo y sangre del Señor.

Ser sacerdote es misterio, ser sacerdote es misión. Lo he tomado muy en serio y lo vivo con pasión.

Yo le suplico a María ser fiel a mi vocación y vivir con alegría este hermosísimo don.

Sin detenerme por nada voy siguiendo al Buen Pastor y vivo cada jornadasirviendo al Pueblo de Dios.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris