Facebook Twitter Google +1     Admin

A la Virgen de Guadalupe en su fiesta

20141211223007-guadalupe.-mexico.jpg

Le pido muchas cosas y le recuerdo las dos visitas que pude hacerle en su santuario de México.

Fueron para mí una gracia extraordinaria. Porque en aquel lugar se palpa la presencia singular de María. Impresiona ver rezar a tanta gente y pasar una y otra vez bajo su imagen, haciendo la contra a la cinta corredera, que no permite detenerse.

Tuve la suerte de poder celebrar la Santa Misa en un altar del santuario, frente a la tilma de San Juan Diego, en la que quedó plasmada la imagen de la Virgen. Y qué bien se celebra en ese ambiente. También subí hasta el cerrito donde Juan Diego cortó las rosas, florecidas a pesar del invierno, y admiré el monumento a las apariciones, que recrea casi al vivo el acontecimiento, como aparece en la foto.

Y no menos impresionan las excavaciones que han sacado a luz los cimientos de la casita que ocupó el vidente para cuidar a "su linda Madrecita".

En fin, que me traslado, con la imaginación y el recuerdo hasta la ciudad de México y contemplo extasiado a María de Guadalupe en su "lindo retrato" que nos dejó a todos sus hijos del mundo en la humilde tilma de un recien converso cristiano ¡Felicidades, Santa María de Guadalupe! 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris