Facebook Twitter Google +1     Admin

San Josemaría, un santo para nuestro tiempo

20140625222600-2014-06-25-11.02.06-1.jpg

Su fiesta es mañana, veintiseis de junio, y ya tengo todo listo en mi iglesia parroquial para celebrarlo por todo lo alto: Solemne misa a las diez de la mañana, seguida de un tiempo de adoración del Santísimo y, en la acción de gracias de la comunión, escucharemos y meditaremos el poema que compuse hace años para San Josemaría y al que pusieron música, y grabaron en un bonito disco, los seminaristas de Sololá. Dice así, recorriendo su vida:

Danos, San Josemaría, un gran amor a la cruz, trabajar con alegría, llenar el mundo de luz.

Unas huellas en la nieve, que remueven su interior, su corazón se conmueve barruntando ya el amor: San Josemaría entiende que debe entregarse a Dios.

"-Que vea, Señor, que vea", reza San Josemaría, y Dios le hace ver su Obra, y las campanas tañían, y se disipan las sombras, y se transforma su vida.

Sirve a los pobres y enfermos, los atiende noche y día. Y, con cuidados paternos, va formando una familia de fuertes lazos fraternos que comprometen la vida.

Ama a la Iglesia y al Papa y los sirve con esmero, y como apóstol destaca, porque busca con empeño, conquistar, en dura etapa, para Dios, el mundo entero. 

Danos, San Josemaría, un gran amor a la cruz, trabajar con alegría, llenar el mundo de luz.

25/06/2014 22:26 Angel María Pascual #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris