Facebook Twitter Google +1     Admin

A propósito del viaje del Papa a Alemania

20110924220415-9393-benedicto-xvi-en-erfurt.jpg

Sigo con cariño filial y devoción el viaje del Papa a Alemania. Le escucho, le veo actuar y me rindo a sus argumentos y me emociona su actuación ponderada, tranquila, eficaz. Y pido a Dios que disipe la niebla de la confusión que se ha instalado en tantos lugares de Europa y entre ellos Alemania. Que la disipe con razones como las que ofrece Benedicto XVI, con oración y adoración y con una vuelta al evangelio, olvidado, relegado y hasta despereciado y burlado.Y es que, sin Dios, no hay humanidad segura. Sin Dios no hay futuro esperanzado. Sin Dios no hay felicidad por la que merezca la pena esforzarse. Gracias, Santo Padre, por recordarnoslo.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris