Facebook Twitter Google +1     Admin

Vigilantes para no perderse nada de la Jornada Mundial de la Juventud

20110715213111-5707-confesiones-durante-una-jornada-mundial-de-la-juventud.jpg

Un hombre sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó”.

            El tiempo de verano no es para adormilarse porque se propagaría el mal en los corazones y en la sociedad. Es tiempo para despertar, que es tanto como decir: convivir, dialogar, proyectar iniciativas y aligerar así esta cansina y pesada sociedad.

            Así lo están haciendo cientos de jóvenes del mundo entero que ya tienen lista la mochila y el alma para participar en Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud con el Papa. ¿Nos quedaremos nosotros dormitando o les ayudaremos en su empeño? Pienso que podemos ayudarles, despertando y empujando, para contrarrestar la cizaña con el trigo bueno de una oración comprometida, una laboriosidad solidaria, una ejemplar transparencia y una alegría contagiosa y esperanzada.

   “El que tenga oídos que oiga”. Quizá tengamos que limpiar nuestros oídos con la penitencia, par que la sordera desaparezca y escuchemos los gritos fuertes de Dios que resonarán en los mensajes del Papa. Los jóvenes en Madrid van a dedicar tiempo a la confesión ¿no podríamos imitarles en nuestras parroquias frecuentando en este verano el confesonario?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris