Facebook Twitter Google +1     Admin

Después de ocho año recibo el reconcocimiento diocesano de mis bodas de plata sacerdotales

20110320210739-mi-ordenacion.jpg

En el año dos mil tres celebré por todo lo alto mis veinticinco años de sacerdote. Lo celebré tanto en Guatemala como en España. Pero el sencillo reconocimiento que daba mi diócesis con ese motivo ha estado perdido hasta hoy, en que me lo entregaron, por fin, en el Seminario ¡Más vale tarde que nunca! Y... menos mal que no trabaja uno para que le reconozcan méritos.

Así he podido revivir aquellas fechas y dar gracias a Dios, no por veinticinco, sino por treinta y cuatro años de sacerdote.

Y es que esta tarde, en nuestro querido seminario de Logroño, hemos vivido una celebración preciosa de acción de gracias y petición por las vocaciones sacerdotales. Ha presidido nuestro obispo, se ha celebrado la admisión a ordenes de uno de nustros pocos seminaristas, y hemos terminado con una merienda festiva muy participada.

Un hermoso día del Seminario que me recordó también tantas celebraciones de mis años de formador de Seminario en Sololá.

La foto es del día de mi ordenación el 17 de junio de 1978 en la capilla del Seminario de Logroño.

20/03/2011 21:07 Angel María Pascual #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris