Facebook Twitter Google +1     Admin

Intenso jueves después de ceniza

20110311002016-despedida-20042.jpg

Un día repleto de actividades, sorpresas y cosas buenas ¡Ojalá sigamos así toda la cuaresma!

En la mañana, como cada jueves tras la misa, tuve mi rato de oración por los sacerdotes, adoración y bendición con el Santísimo.

Leí el primer capítulo del nuevo libro del Papa. Me impresionó este párrafo: Jesús ha transformado el "celo" de servir a Dios mediante la violencia en el celo de la cruz. De este modo ha establecido definitivamente el criterio para el verdadero celo, el celo del amor que se entrega. El cristianismo ha de orientarse por este celo; en eso reside la respuesta auténtica a la cuestión sobre el "zelotismo" de Jesús" (pág. 35)

Asistí, con otros sacerdotes, a una conferencia del Profesor y sacerdote Don José Morales, sobre el Beato Newman. Muy iluminadora. Me entusiasmó la exaltación que hizo de este gran intelectual y gran santo. No es fácil conjugar ambas realidades. Newman las reune en sí mismo con genialidad y con una influencia que perdura y perdurará.

Recibí una llamada desde Guatemala de un buen amigo sacerdote, Benjamín Yac.

Leyendo el último número de la revista Palabra, me encontré con la sorpresa de una fotografía del P. Victor Ordoñez con el seminarista sololateco Adrían Ruyan. Me llamó Luis Antonio y le comenté este sorprendente hallazgo. El pie de foto decía: seminarista de Sololá en Guatemala con un formador.

Pude leer en la tarde otro capítulo del libro del Papa, mientras paseé un rato por el parque de la Rivera, junto al Ebro, en Logroño. Después, al dentista.

Entrevista con novios, expediente matrimonial, cursillo prematrimonial y reunión de cáritas y con la Cofradía. Revisé los trabajos de arreglo de las andas de Semana Santa y estuve un rato con los niños de catequesis de primera comunión.

Y, en la noche, volví a recibir la agradable sorpresa de la llamada de otro buen amigo, el P. Bartolo Chavajay, desde Roma, comentándome que acababa de escuchar una conferencia de Monseñor Bruno Forte, del que me oyó hablar en Sololá, que le había encantado.

Aún tengo que escribir mi artículo samanal para Pueblo de Dios. Un día completo y redondo.

La foto es antigua, pero transmite sosiego y paz, como el experimentado en este bello jueves después de ceniza en que ha brillado, además, un estupendo sol primaveral.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris