Facebook Twitter Google +1     Admin

Avivando una llama que no se puede dejar apagar

20100806231031-untitled.jpg

Se trata de la llama de la fe.

Hay muchos que soplan para apagarla.

Yo la intento avivar.

Es mucho más fácil lo primero que lo segundo. Pero lo segundo ha de triunfar sobre lo primero.

Es decir, que la fe no se va a extinguir. Los que sí pueden perderse son lo creyentes que no avivan su fe. Y para que, aun estos, la aviven estoy yo y mis hermanos sacerdotes, y muchos creyentes que mantienen viva la llama de su fe.

Merece la pena el esfuerzo, no para salvar a Dios, que no lo necesita, sino para salvar a muchos inútiles que se pierden por soplar en vez de por avivar la llamita peueña de su fe.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: P. Tomas Bartolomin

Muy bueno P. Angel. Aunque siendo sacerdote no es facil animar a los demas, principalmente en este ambiento. Pero es nuestra tarea. Gracias por el empuje. Le saludamos junto con el P. Mynor. Hoy ha ido a Castelgandolfo para recibir la bendicion del Santo Padre antes de partir. Un afectuoso saludo. Buen Domingo. Tomas

Fecha: 08/08/2010 14:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris