Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuestión de fe y de educación en la fe.

20090901000240-34thomas.jpg

Hoy día se quejan muchos de que las homilías no dicen nada. Perdidas las certezas, ya no se puede iluminar ni fundamentar la fe, de modo que las homilías se convierten en exhortaciones repetitivas que, de puro repetir, ya no dicen nada. Pero en nuestro mundo no se puede dar por supuesta la fe, sino que nuestra misión es iluminarla más que nunca. Hoy no se transmite la fe, porque en realidad está enferma.

Palabras que escribe J.A. Sayés en su obra: Teología y relativismo. Las suscribo totalmente. Y me propongo y propongo a mis lectores que las meditemos y que nos dediquemos a curar la fe, a cuidar la fe, a incrementar la fe. Un buen medio: homilías bien meditadas, bien preparadas, bien predicadas ¡Interesante tarea para el Año Sacerdotal!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris