Facebook Twitter Google +1     Admin

Economía parroquial

20090825114020-da-m10p.jpg

Esto de la pobreza resulta muy fácil para presumir, hablar y no hacer nada. Pero administrarla, es bastante trabajoso y requiere cierta meticulosidad.

La economía parroquial, al menos de mi parroquia, consiste en administrar una pobreza absolutamente real y nada ideológica, que milagrosamente permite mantener el patrimonio y vivir la caridad, con más intensidad en este tiempo de crisis.

Pero es economía y se rige por la economía, no por la ideología. Y la primera regla es no gastar más de lo que se ingresa. Lo que lleva a saber cada momento qué se ingresó y qué se puede gastar y despúes si se debe o no hacer ese gasto.

Cosas elementales, pero muy fáciles de descuidar. Y cada descuido es un riesgo que se puede pagar caro.

En fin, que aquí estoy en estos momentos con mi economía parroquial a vueltas,sin un Carlos Cojtín que me haga las cuentas, contando, eso sí con mi ROBOJTIN, porque voy a terminar mis salones y mis obras, pero queda lo más difícil: pagar. Menos mal que tengo un gran donante y mucha gente generosa que me da para seguir haciendo economías que administren mi pobreza parroquial, librándome de la quiebra.

¡San Nicolás de Bari me proteja!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris