Facebook Twitter Google +1     Admin

Catequesis sobre la Misa, con motivo del nuevo Misal

20170313232052-curso-de-liturgia-24-728.jpg

LAS POSTURAS CORPORALES EN LA SANTA MISA: "La postura corporal es un signo de la unidad de los miembros de la comunidad cristiana congregados para celebrar la sagrada Liturgia, ya que expresa y fomenta al mismo tiempo la unanimidad de todos los participantes"(Ordenación General del Misal Romano).

En pie: Es la forma de mostrar nuestra pronta disposición al Señor que nos convoca. Es la más frecuente en la misa. 

* Al recibir al sacerdote (que hace presente a Cristo Cabeza).  * En el cántico del aleluya antes del Evangelio.

* En la aclamación a la invitación a la oración después de lavarse  las manos el sacerdote: "Orad hermanos para que este sacrificio mío y vuestro..."

* Después de la genuflexión del sacerdote al concluir la consagración.

* Cuando se levanta el sacerdote para invitarnos a orar tras la comunión. Así permanecemos hasta que termina la misa (una vez que se ha retirado el sacerdote).

Sentados: Es la postura que favorece la escucha y la meditación. Es la actitud del discípulo ante el maestro.

* Durante las lecturas que preceden al Evangelio.

* Durante la homilía.

* Mientras se preparan los dones en el ofertorio.

* Durante los silencios sagrados (tras la homilía y tras la comunión).

De rodillas: Es el gesto más expresivo de la relación que la criatura tiene con Dios. Expresa humildad ante su presencia, muestra explícitamente la adoración interior y expresa la súplica de la Iglesia que pide el Espíritu Santo. Es un gesto que aparece abundantemente en la Biblia, en Jesús y en los que oran.

Un breve, pero intenso, momento:

Desde la invocación al Espíritu Santo señalada por la imposición de manos del sacerdote sobre el pan y el vino, hasta el final de la consagración, tras la genuflexión del sacerdote.

Sólo un problema físico (razones de enfermedad, estrechez del lugar, aglomeración de los participantes...) puede justificar no arrodillarse en la consagración. Los que no puedan hacerlo por enfermedad o debilidad, son invitados a hacer una profunda inclinación mientras el sacerdote hace la genuflexión después de la consagración.

 

13/03/2017 23:20 Angel María Pascual #. Pastoral

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris