Facebook Twitter Google +1     Admin

Dios nos espera para darnos un abrazo paterno de paz y reconciliación

20160306232004-elregresodelhijoprdigofc8.jpg

El hijo pródigo “se puso en camino adonde estaba su padre: cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo”.

Ojalá que también nosotros estemos dispuestos a regresar a los brazos paternos de Dios, arrepentidos de nuestra huída de Él, de nuestro olvido de sus mandamientos y de nuestra vida alejada del hogar de su Iglesia.

Y, en estos días ya cerca de la Pascua, vivamos con más intensidad la comunión entre nosotros, regresando al hogar donde fuimos engendrados, donde crecimos y fuimos felices, para arrojarnos en los brazos paternos del Dios, arropados por el cariño y la fe de nuestros hermanos.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris