Facebook Twitter Google +1     Admin

Cómo viví hace ocho años la elección de Benedicto XVI (continuación)

20130222204005-7423e68758da731c6758c17abaa9.jpg

Para la tarde del día 19 de abril de 2005, en que fue elegido el Papa Benedicto XVI, decidimos celebrarlo con una marcha bulliciosa y festiva por la ciudad de Sololá. Avisamos a los seminaristas menores que trajeran sus tambores y sus bombos. Las religiosas y sus aspirantes, que atienden el Seminario, también acompañaban la marcha, sin quedarse atrás en gritos y manifestaciones de alegría. Los cohetes ya estaban preparados desde días anteriores, siempre a cargo del activo Juan Bombajay, lo mismo que las banderas. Iniciamos la marcha y el pueblo entero se unió a nuestra alegría, a nuestra fiesta. Al llegar al atrio de la Catedral éramos ya muchas personas y todos con el corazón rebosando alegría. Entramos cantando y comenzamos una Misa  muy participada, muy emotiva. Concelebramos los formadores y el P. Aurelio, entonces vicario parroquial. Al final los aplausos y el homenaje al Papa fue inolvidable, poniéndonos a todos el corazón fuera del pecho, mientras cantábamos a voz en grito: De tierra alemana te trajo el Señor para desde Roma ser su portavoz. Eliges llamarte Papa Benedicto y a Dios entregarte, Vicario de Cristo.

Durante la noche seguimos la fiesta, viendo noticias y película. Esa noche no hubo que poner guardia en la TV para anunciar la fumata. Se había realizado el milagro de tener Papa en un tiempo cortísimo, que nos hizo notar la unidad y compenetración de los Cardenales de la Iglesia y de la Iglesia entera.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris