Facebook Twitter Google +1     Admin

Para ser los sacerdotes que cambiarán el mundo

20110829220028-dscn2291.jpg

El Papa ha dado en Madrid unas orientaciones bien precisas y prácticas:

1º Silencio interior; 2º permanente oración; 3º constante estudio; 4º e inserción en las acciones y estructuras pastorales de la Iglesia.

Lo ha dicho para los seminaristas, en la Almudena, pero es válido también para los que ya somos sacerdotes.

El silencio interior requiere tiempos de silencio externo: apagar TV, radio, internet... y refrenar la imaginación y no dar vueltas a los recuerdos peligrosos y cortar la palabrería y el adormilamiento.

Permanente oración. Es decir,  que no pase día, aunque sea ajetreado, aunque la pastoral reclame atención o sea día de descanso o de viaje, sin orar con la boca, con la mente, con el corazón: en la iglesia, en un rincón o bajo un árbol, pero orar.

Constante estudio, que se opone a un estudio esporádico u ocasional. Estudio que es leer y escribir. Si no tengo, al menos, un libro para leer o paso semanas sin escribir una letra, no soy estudioso, sino vago integral.

Inserción en las acciones y estructuras de la Iglesia es implicarse, ilusionarse y dedicar tiempo a la catequesis, a cáritas, a la liturgia, a los sacramentos, a la planificación, al archivo, a las cuentas, al orden, al acompañamiento, a los retiros, a los ejercicios espirituales, a la predicación, a la preparación para la predicación, a dar charlas, a dar clases...

¡Qué tarea, Señor, qué tarea! y qué gusto dedicar todos los días a tan precisa y  eficaz tarea. Lo dice un Papa, que sabe y practica ¿nos fiamos de él?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris