Facebook Twitter Google +1     Admin

Pequeños milagros...

20100502001521-img-4970.jpg

Existen y de vez en cuando ocurren. Hoy me sucedió uno que me dejó muy confortado...

Salía yo de mi iglesia parroquial hacia casa, tras un día intenso de Primeras comuniones, bautizos, misa dominical del sábado por la tarde... De pronto, se detiene un vehículo que pasaba por la calle y un joven me pregunta si soy el párroco del lugar y si lo puedo confesar. Le digo que con gusto y tras bajarse, hemos ido a la iglesia, lo confesé y charlé con él un rato. Mientras hablábamos, me fijé que el joven llevaba en la mano el semanario diocesano Pueblo de Dios, cosa extraña... Le comenté que yo escribo en ese periódico y le enseñé mi firma en el último artículo. Se alegró de conocerme, pues lee Pueblo de Dios desde hace años. Y me pidió que le ayudase con mis oraciones pues piensa casarse el próximo año. "De todos modos, Dios, me dijo, lo ha puesto en mi camino, porque pasé por dos iglesias y las encontré cerradas. Muchas veces había querido entrar también en esta iglesia de Villamediana y siempre la encontré cerrada. Pero hoy, estuvo usted muy a punto para ayudarme"...

Ciertamente ocurren milagros, y el que hoy ocurrió fue posible porque visto mi humilde traje clerical, que es una lata vestirlo, pero que permite le reconozcan a uno... como sacerdote... pues no lo llevamos escrito en la cara...

02/05/2010 00:15 Angel María Pascual #. Pastoral

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris