Facebook Twitter Google +1     Admin

Otoño en La Rioja

20071113225520-1194973955970.jpg

El año pasado regresé a España y pasé el primer mes en Madrid. No tuve oportunidad de contemplar el Otoño en La Rioja. Este año no he salido de mi patria chica y disfruto de un espectáculo seductor: el verde se convierte en rojo y amarillo; lo tupido de la vegetación se aclara filtrando el sol; el atardecer se enciende en tonalidades doradas y de azul intenso; las ojas cubren el cesped de los jardines; las personas sacan su ropa de abrigo; bajan las temperaturas;sube el deseo de permanecer en el hogar... Todo un espectáculo, todo un cambio en la naturaleza, todo un mudarse, todo un avanzar hacia el invierno...

Pero del otoño, me gusta la vendimia: las viñas dan sus uvas maduras a los vendimiadores, que las cargan en los tractores y las llevan a las bodegas donde se convertirán en deliciosos vinos. La vendimia es alegre, compartida, esperanzada... La vendimia es fuerza que madura bajo tierra para alegrar el corazón en las fiestas, en las mesas, en el alterne.

Es bonito el otoño de mi tierra riojana. El domingo pasado subí a los pueblos que atendí recién ordenado y estaban estupendamente otoñales. Pero me gustó sobre todo ver a los niños de entonces convertidos en hombres cabales. Y es que el paso del tiempo trae cambios, y alguno de ellos, estupendos

Tras el otoño y el invierno, vendrá la primavera que será maravillosa. Pero, mientras, a taparse que hace frío...

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris