Facebook Twitter Google +1     Admin

El Buen Pastor Niño, nos guarda, nos anima y nos llevará a los buenos pastos de su Reino

20070801231052-206muril.jpg

El Buen Pastor, que pintara Murillo con tanto acierto, es una de esas imágenes que impactan la sensibilidad de cualquiera. A mí me impresiona el acierto del artista al expresar la hondura del cuidado pastoral de Cristo hacia nosotros, en esta figura encantadora de niño.

Y es que para ser Pastor a la manera de Cristo, hay que tener siempre alma y corazón de niño. Y no dejarse contaminar por las insidias del ambiente, por la ambición, por el orgullo, por el deseo de afirmarse a sí mismo aún a costa de los demás.

Yo quisiera tener esa mirada penetrante y honda para conectar con los fieles que me son encomendados. Yo quisiera llevar el cayado en mis manos para guiar más que para amenazar. Yo quisiera que las ovejas tuvieran la misma confianza que tiene la del cuadro para acercarse a mí sin temor.

Así convertiría las ruinas del mundo, recorrido con pies descalzos y sensibles, en verdes praderas, donde puedan pastar las ovejas del Cristo. Un mundo que se queda pequeño porque para el amor no hay distancias. Un mundo que será más hermoso si abundan en él los buenos pastores.

Que Dios llame a jónes decididos y alegres a identificarse con Cristo Buen Pastor y les ayude a imitar sus actitudes, que los hagan capaces de ayudar a quienes necesitan consuelo y esperanza.

01/08/2007 23:11 Angel María Pascual #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris