Facebook Twitter Google +1     Admin

El Resucitado en la orilla

20160409213157-p1080968.jpg

“Estaba ya amaneciendo en el lago de Tiberiades, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús”.

Emociona, en estos domingos de Pascua, escuchar el relato de las apariciones del Resucitado y sobre todo ésta, que tiene lugar en el lago de Tiberiades. Todo creyente puede sentir esa misteriosa y consoladora presencia  si mira con ojos limpios, como el Discípulo Amado, o con corazón arrepentido como Pedro, sin dejarse ofuscar por los trajines y dificultades de la vida.

Ojala que la Pascua de este Año de la Misericordia purifique esa mirada y ese corazón nuestro con el arrepentimiento de la penitencia sacramental y lo fortalezca con el alimento de la comunión eucarística. Se lo pedimos a la Virgen, que vivió, sin duda, la Pascua con gozo singular y  amor desbordante.

(Foto de mi peregrinación a Tierra Santa, surcando las aguas del lago de Tiberiades o "Lago de Jesús")

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris