Facebook Twitter Google +1     Admin

Un encargo que cumplo con gusto

20150721232111-mons.-eduardo-y-yo-3.jpg

De modo especial les pido que recen y trabajen intensamente, cada uno según sus posibilidades, por el Seminario Mayor Nuestra Señora del Camino y por nuestro Seminario Menor Señor San José (De la Diócesis de Sololá-Chimaltenango en Guatemala). 

Si para un Obispo y su Presbiterio el Seminario debe ser como el corazón de la Diócesis, para mi el Seminario ha sido lo que más me ha ocupado y sigue ocupando y, puedo decirles, que está siempre en un lugar principalísimo de mi alma. 

Diariamente ruego al Señor, acudiendo a la intercesión de Nuestra Señora del Camino, por el Equipo de Sacerdotes Formadores , por los profesores y por todos y cada uno de los seminaristas, convencido de que el bien de nuestra Diócesis pasa a través de ese Seminario y de la fidelidad al Papa y a las indicaciones de la Santa Sede, para que sea siempre un verdadero crisol de sacerdotes fieles a Jesucristo y a su Iglesia, dispuestos a dar la vida por el rebaño que se les encomiende.

Este precioso encargo nos hacía, un mes antes de su muerte, Monseñor Eduardo Fuentes. No lo he olvidado, pero el aniversario de su fallecimiento, me lo recuerda cada año y me ayuda a renovarlo y a vivirlo con más gusto y alegría.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris