Facebook Twitter Google +1     Admin

Mi peculiar Oración al Buen Pastor para parecerme a Él

20150429211656-2015-04-29-00.21.41-1-1.jpg

Buen Pastor, cuya imagen heredé del Sacerdote que me llevó al Seminario, y preside ahora mi trabajo y mi descanso, en estas verdes praderas de Villamediana donde apaciento el rebaño que me has encomendado.

Quisiera ser como Tú, o mejor, quisiera que tu mismo apacentaras este rebaño, a través de mis palabras, inciciativas, celebraciones, oraciones y demás trabajos parroquiales. Concédeme, al menos, no estorbar tus tareas de pastor, guía y salvador del rebaño.

Cuando te contemplo con tu morralíto sololateco al hombro (que yo mismo acabo de ponerte), el cordero en tus brazos, y a tus pies una atenta y gorda oveja, me siento feliz haciendo las tareas pastorales y trato de sacar del morral de mi experiencia iniciativas que ayuden a tu rebaño.

Y así me tienes, a las puertas ya del mes de mayo, a punto de cumplir un año más de vida (y ya suman unos cuantos), con la ilusión del primer día, cantando con amor y ternura aquella canción que compuse hace unos años: Sin detenerme por nada voy siguiendo al Buen Pastor y vivo cada jornada sirviendo al Pueblo de Dios.

¡Señor, que no decaiga, y vaya siempre adelante (y lo mismo mis amigos)! Amén.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris