Facebook Twitter Google +1     Admin

Caminando con el Obispo Eduardo Fuentes en su 17º aniversario

20140720195850-mons.-fuentes-caminando.jpg

El Obispo de Sololá-Chimaltenango, Monseñor Eduardo Fuentes, culminó su trayectoria en la tierra, hoy hace diez y siete años, coronando la última etapa, como un verdadero campeón, sin otro secreto que el AMOR: a Dios y al pueblo que Dios le confió. Por eso fue el suyo un caminar alegre, ágil y,  sobre todo, acompañado, muy acompañado.

Caminó, en el amor de Dios, con su pueblo, y Dios y el pueblo nunca le dejaron  solo: ni en su vida, ni en su enfermedad, ni en la hora de su muerte, ni después de la muerte. 

Yo sueño en recorrer mi propio camino, con el mismo amor  optimista y fiel con que él lo hizo. Pues Monseñor Eduardo sabía superar los obstáculos, con un encantador sentido humano y sobrenatural; y no se dejaba hundir por los problemas, sino que procuraba potenciar lo positivo, logrando “ahogar el mal en abundancia de bien”, como había aprendido de San Josemaría Escrivá de Balaguer, su modelo y Padre.

Por todo ello, su ejemplo sigue removiendo a los sacerdotes que le conocieron, a los fieles que pastoreó, y a todos aquellos a quienes alcanza ya la fuerza de su hermoso testimonio cristiano y sacerdotal.

Gracias, Eduardo (Guayo para tus amigos), por tu ágil caminar terreno, por tu ejemplo animante, tu compañía constante y por recordarnos siempre la Meta ¡Sigue cuidándonos!

20/07/2014 19:58 Angel María Pascual #. Personas

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris