Facebook Twitter Google +1     Admin

Esperar al Niño Dios con San José

20131221224544-copia-de-dscn1483.jpg

Las calles de la ciudad, las casas, las iglesias están ya preparadas para la navidad ¿Y los corazones? ¿Estarán también listos?

El Evangelio de San Mateo, que leemos  en la misa de este cuarto domingo de adviento nos cuenta que el corazón de San José sí lo estaba para la primera Navidad. José era un hombre justo, dice el evangelista, y, a lo que parece, acostumbrado a dialogar con Dios porque no se asusta al recibir un mensaje del cielo.

No parece que se estile mucho en estos momentos  ni la honradez, ni la piedad de San José. Se lleva más la superficialidad, la disipación, la búsqueda fácil de la ganancia. Para que Dios no pase de largo y siga siendo Emmanuel, Dios-con-nosotros, necesitamos gente como San José. Con menos tiempo para la televisión, con más tiempo para la reflexión, con sobriedad y mucho espíritu de sacrificio, y así Dios podrá quedarse con nosotros y no pasar de largo.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris