Facebook Twitter Google +1     Admin

Oración de Juan Pablo II, como peregrino. Preparando el viaje a Tierra Santa

20120712000437-061126000708769.jpg

«Llego a estos lugares que Tú, Señor, has llenado de Ti de una vez para siempre... ¡Oh, lugar! Cuando Él te recorrió la primera vez, no eras aún ningún lugar exterior; eras sólo el seno de su Madre.

¡Oh! saber que las piedras sobre las que camino en Nazaret son las mismas que su pie tocaba cuando Ella era aún tu lugar, el único en el mundo. ¡Encontrarte a través de una piedra que fue tocada por el pie de tu Madre!

¡Oh lugar, lugar de Tierra Santa, qué espacio ocupas en mí! Por eso no puedo pisarte con mis pasos; debo arrodillarme. Y así dejar constancia de que has sido para mí un lugar de encuentro.

Yo me arrodillo y pongo así mi huella. Quedarás aquí con mi huella -quedarás, quedarás- y yo te llevaré conmigo, te transformaré dentro de mí en un lugar de nuevo testimonio. Yo me voy como un testigo que dará testimonio de Ti, Señor, a través de los milenios».

(Karol Wojtyla, Beato Juan Pablo II. En su Peregrinación a Tierra Santa en 1965, antes de ser Papa)

Me preparo con ilusión a rezar en Nazaret esta preciosa oración. Se la entregaré con otros materiales a los peregrinos que nos reuniremos este viernes en Logroño.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris