Facebook Twitter Google +1     Admin

Una revolución profunda, duradera y universal

20120528003040-palo.jpg

La que comenzó en Pentecostes. La que aún seguimos necesitando.

No comenzó por la fuerza de las armas, ni por las finanzas, ni siquiera por la cultura.

Comenzó en los corazones de hombres sin poder, sin estrategia, sin nada.

Pero Dios les cambió el interior y se les quedó pequeño el mundo. Hicieron la gran revolución: liberaron esclavos, quitaron temores, potenciaron lo humano y abrieron las compuertas del Espíritu, que hizo reverdecer la tierra y los corazones secos.

Hoy contamos con la misma fuerza, la del Espíritu Santo ¿la apreciamos?, ¿la respetamos? ¿colaboramos con Él?

¡Vén espíritu divino, entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris