Facebook Twitter Google +1     Admin

El paso del Buen Pastor

20120424232320-buen-pastor-sololateco.jpg

Es tranquilo, pero seguro y firme. Y conduce a la meta. Merece la pena seguirlo. A mí me gusta cantar mientras camino:

Sin detenerme por nada voy siguiendo al Buen Pastor y vivo cada jornada sirviendo al Pueblo de Dios.

Y es que, a veces, dan ganas de parse. Pero hay que seguir caminando, porque el Buen Pastor no se detiene.

Cuando atardece, hay que acelerar el paso para llegar al redil: el lugar del descanso, de la intimidad, donde se recobran las fuerzas perdidas.

¡Que llega la fiesta del Buen Pastor, preparad los corazones, alistad las ilusiones, vividla con pasión!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris