Facebook Twitter Google +1     Admin

Rememorando y asimilando lo vivido en estos días en la JMJ

20110822184121-dscn2486.jpg

Ya de regreso en mi parroquia, donde las sustituciones de Victor, párroco de Alberite, y Alfredo, párroco de Santa María de la Vid, han sido perfectas, dejando contenta a mi feligresía, rememoro y asimilo lo vivido en Madrid.

Poco puedo recordar de las palabras del Santo Padre, pero todo, de sus gestos, que reflejaban las enormes pantallas, del tono de su voz: emotivo, cercano, directo, con fuerza.

Se me olvidó el agobio, las carreras, el sudor; y recuerdo y añoro los grupos que se curzaban con nosotros, que cantaban, que sonreían, saludaban y transmitían felicidad y entusiasmo.

Se fue el calor sofocante del asfalto de la Calle de Alcalá, la plaza de Cibeles, o el sofoco, la lluvia y el huracán de Cuatro Vientos; y rememoro impresionado, a los numerosos jóvenes que pasaron la noche adorando al Santísimo y cantando; y a los serviciales voluntarios (estaban en todas partes) que informaban con una sonrisa, explicaban, indicaban y ayudaban; y a los sacerdotes jóvenes que iban a la cabeza de los grupos o hablando, uno a uno con los jóvenes; y a los religiosos y religiosas jovencísimos, con sus hábitos variopintos, desafiando el calor y protegiéndose con vistosos sombreros por encima de tocas o tonsuras.

¡Qué recuerdos, cuantos recuerdos, qué síntonía, que entusiasmo, qué fortaleza, qué fe! Una experiencia de las que marcan la vida, una experiencia para ser vivida y para ser recordada.

En la foto, el reportero del Blog, P. Tolo en Cuatro Vientos ¡Gracias por estas magníficas fotos!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris