Facebook Twitter Google +1     Admin

Algo más que barro

20110529232058-confirmacion.jpg

Somos, además, espíritu y nos distinguimos de los animales porque pensamos y queremos.

Y necesitamos que ese epíritu nuestro se potencie por la fuerza de Dios, que nos supera, que nos trasciende, que nos agranda.

Ese Espíritu divino se nos dio en pentecostés y se nos sigue dando a través de la oración de la Iglesia. A ella nos acojemos para no resignarnos a la mediocridad, a la nada.

¡Ven Espíritu divino, te necesitamos; te necesita nuestro mundo materializado y desesperanzado!

Ven, como viniste sobre la Virgen, y la engrandeciste sin sacarla de su hogar, de su pueblo, de su cultura, de su tiempo. Como ella, queremos acogerte, seguir tus insinuaciones, dejarnos transformar por tu gracia ¡Ven, Espíritu Santo!

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris