Facebook Twitter Google +1     Admin

Lluvia de primavera

20110507230133-img-5725.jpg

Mientras clebraba las Primeras Comuniones de los niños y realizaba después dos bautizos, llovía sin parar: una pertinaz y limpia lluvia de primavera. Y les he dicho a los niños que llevaran la alegría por dentro aunque el día fuera oscuro porque Dios está en su corazón. Y que la lluvia es tan necesaria como el sol para que haya frutos. También la lluvia interior del sacrificio, el esfuerzo y la fe. Espero que esta lluvia del alma haya caído hoy sobre los niños que han recibido la Primera Comunión y sobre sus familias y que algún día se vean frutos hermosos que coronen esta hermosa primavera.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris